Métodos anticonceptivos

Anticoncepción

En los distintos servicios de ginecología o en los centros de salud sexual y reproductiva, pueden ayudarte a elegir cuál es el método más acorde a tus características y situación.

Coito interrumpido:

Se denomina también “marcha atrás” porque cuando el hombre siente la llegada del orgasmo, retira el pene de la vagina y eyacula fuera de ella para evitar cualquier riesgo. Es un método arriesgado porque es necesario que el hombre tenga un gran control de sí mismo, algo que con la excitación no siempre es fácil.

Desgraciadamente, este “método” es bastante popular en nuestro país, pero debes saber que no sirve como anticonceptivo y puede provocar problemas sexuales y psicológicos.

Lavados vaginales después de un coito:

Los espermatozoides llegan rápidamente al cuello del útero y existe siempre la posibilidad de embarazo. No debes practicarlo porque no tiene ninguna utilidad anticonceptiva.

Durante la menstruación:

Aunque hay muy pocas posibilidades de que se produzca un embarazo, no hay seguridad absoluta.

Lactancia prolongada:

Es un período fértil. Si no quieres quedar embarazada, debes utilizar un método anticonceptivo ya que durante la lactancia hay ovulación y, por tanto, puede haber embarazo.

Si tienes dudas podemos ayudarte, asesorarte y aclarar tus dudas,
pero NUNCA podremos decidir por ti.