¿Por un puñado de votos?

¿Por un puñado de votos?

PÚBLICO- 23 sep 2015

http://blogs.publico.es/dominiopublico/14687/por-un-punado-de-votos/

Jose Antonio Bosch
Asesor Jurídico de ACAI. Asociación de Clínicas Acreditadas para la IVE

Tal y como estaba previsto, hoy ha entrado en vigor la modificación de la Ley Orgánica 2/2010 y de la Ley 41/2002, con el único objetivo real de dificultar el aborto de las mujeres de 16 y 17 años, pero no de todas las jóvenes comprendidas en ese tramo de edad, sino solo de aquellas a las que su entorno familiar y social tiene desprotegidas, desasistidas y a las que este cambio normativo va a desproteger un poco más.

Me refiero a ese grupo conformado por unas cuatrocientas mujeres de 16 y 17 años de edad que anualmente acudían a interrumpir sus embarazos sin el consentimiento o conocimiento de sus padres o representantes legales y ello porque o bien están efectivamente desasistidas, sin progenitores que ejerzan como tales, o porque el fundamentalismo y violencia de los que tienen les pueden causar daños irreparables en caso de conocer su situación de embarazo. En resumidas cuentas, jóvenes cuyos progenitores son para ellas más una carga que una ayuda. Y nos referimos sólo a cuatrocientas jóvenes porque es el número contrastado de menores de 16 y 17 años que abortan en España anualmente sin ser acompañadas por algún progenitor o representante legal.

Pues bien, el Legislador, o más concretamente el Partido Popular que es quién ha promovido y aprobado en solitario la reforma que hoy entra en vigor, entendiendo que “en situaciones de vital importancia e impacto futuro, como es la interrupción voluntaria del embarazo”, la menor debe estar acompañada por sus padres, ha convertido tal compañía en obligatoria, incluso para aquellas menores para las que precisamente esa compañía es un auténtico martirio.

Permítaseme dudar de las buenas intenciones del Legislador, que ha empleado un enorme esfuerzo en solucionar un problema que no existía para crear un auténtico problema a un colectivo de jóvenes que ya tenían suficientes problemas sin la ayuda del Legislador. ¿Es realmente el interés de un colectivo de menores desasistidas, no más de 400 al año, lo que ha movido al Partido en el poder a crear una ratonera donde desatender aún más a estas jóvenes mujeres?, ¿O es la proximidad de las elecciones la que recomienda echar redes en cualquier caladero, a costa de lo que sea, con tal de pescar algún voto, venga de donde venga?
No nos engañemos, la modificación de la Ley no era necesaria para que los padres estuviesen acompañando a sus hijas de 16 y 17 años en las interrupciones de embarazo, porque la Ley ya ordenaba que debían estar informados y porque la realidad era que, en su inmensa mayoría, llegaban a los centros de interrupción voluntaria de embarazo acompañadas de uno o ambos progenitores. Que no nos engañen, no existía una demanda social reclamando la modificación, ni existía un problema real en España en relación al aborto que requiriese el interés y esfuerzo del Legislador; es más, juristas, políticos/as, movimientos sociales, etc. se han opuesto a la modificación normativa no ya por su nula necesidad, o por la reducción de derechos que lleva aparejada, sino porque realmente va a perjudicar a aquellas jóvenes ya de por si perjudicadas, a las que no tienen recursos económicos, a las que carecen de redes de apoyo, a las que sus progenitores dejan a su suerte… la modificación va a machacar, a las ya machacadas.

Está más que comprobado que en las sociedades en las que se prohíbe el aborto, el número de abortos no se reduce y, además, aumenta el riesgo para la salud porque disminuye la seguridad sanitaria al realizarse en forma clandestina. Cuando una mujer quiere abortar termina abortando, lo único que cambia la norma es la situación sanitaria en la que interrumpe su embarazo. Pues sepa el legislador que su norma va a dirigir a muchas jóvenes al aborto clandestino y al “autoaborto” con las tremendas consecuencias sanitarias que ello conlleva, con los graves riesgos para la salud, pero por supuesto no será ninguna de sus hijas, porque ellas contarán con los recursos económicos suficientes como para abortar en el extranjero o, en el mejor de los casos, con padres/madres comprensivos que las acompañaran en el trance. Las que se verán afectadas por esta reforma legislativa serán aquellas jóvenes a las que la sociedad no supo darles amparo y que, para cuando sus vidas se complican, el Legislador decide complicársela un poco más. Y todo ello ¿por un puñado de votos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.