ACAI advierte que la reforma de la ley aboca a 400 menores al aborto clandestino

eldiario.es

18/02/2015 – 14:08h
La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Acai) ha advertido hoy de que la reforma de la Ley del aborto deja desprotegidas a unas cuatrocientas menores que se verán abocadas a recurrir a un aborto clandestino.

A juicio de Acai, la actual ley protege a las menores “en desamparo, en riesgo social, procedentes de familias desestructuradas”, que calcula en cuatrocientas al año, al permitirles “interrumpir su gestación de manera legal y con seguridad médica”.

“No permitírselo las abocará a un aborto clandestino, poniendo en riesgo su integridad”, asevera esa asociación en una nota de prensa.

Casi el 90 % de las menores que optaron por abortar informaron a sus padres y acudieron a las clínicas acompañadas por ellos, asegura Acai que considera que la modificación del PP “no protege a estas menores, que ya lo están” sino que “pone en riesgo y ahonda en la desprotección” de las que no pueden comunicárselo a sus tutores por diversos motivos.
Según cálculos de Acai, el porcentaje de mujeres de 16 y 17 años que interrumpieron su embarazo es del 3,60 por ciento y, de ellas, solo un 12,38 % no informó a sus padres.

Respecto al total de mujeres que acceden a un aborto, este grupo tan solo representa un 0,44 %, incide Acai.

Las razones por las que una mujer de 16 y 17 años no comunica a sus padres la situación son “desamparo familiar, familia desestructurada, progenitores en prisión, riesgo de sufrir malos tratos, mujeres ya emancipadas que residen sin sus padres, enfermedad paterna/materna invalidante, padres abiertamente contrarios al aborto o padres que por voluntad propia renuncian a conocer y a acompañar a la menor”, asegura Acai.

La actual ley, no solo no impide a las menores comunicar a sus padres la situación, sino que exige que estos sean informados salvo en casos muy concretos los que “la menor alegue fundadamente conflicto grave, manifestando en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”, concluye

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.