Nueve de cada diez menores que abortan van acompañadas por sus padres, madres o personas tutoras

Nueve de cada diez menores que abortan van acompañadas por sus padres, madres o personas tutoras

ACAI asegura que no existe motivo para un cambio de ley que las condenaría a la clandestinidad y una mayor vulnerabilidad

Lunes, 10 de noviembre

 

Madrid, 07 nov. 14. AmecoPress. Un total de 913 menores de 16 y 17 años interrumpieron su embarazo en centros acreditados entre enero y septiembre de 2014, de las cuales 113 lo hicieron sin conocimiento de sus padres, lo que representa el 0,44 por ciento del total de las que abortaron y un 12,38 por ciento de su grupo de edad. Así lo recoge un estudio realizado por la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) y que presentó el viernes.

La investigación “Mujeres de 16 y 17 años que no han podido comunicar a sus padres la interrupción de su embarazo” se ha realizado sobre una muestra de 25.394 mujeres que abortaron voluntariamente en los nueve primeros meses del año.

Estas 113 menores no pueden comunicar su decisión de abortar a sus padres, madres y o personas responsables de su tutoría porque en general pertenecen a “familias desestructuradas, con los padres en prisión, inmigrantes que viven solas, víctimas de abusos, de familias abiertamente contrarias al aborto y que corren el riesgo de sufrir coacciones o malos tratos”.

Según Francisca García, presidenta de ACAI, “son mujeres muy vulnerables, de entornos desestructurados, a las que un cambio legal condenará a la clandestinidad o a la maternidad forzosa. Son muy pocas, pero el cambio que pretende el PP les va a suponer un gran daño”.

El Gobierno sigue razones ideológicas y morales

La experta introdujo la presentación del estudio haciendo referencia a la situación de “incertidumbre” que vivimos tras la retirada del Anteproyecto de Ley de Aborto, dado que el destino de la actual Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo queda en manos de la voluntad del Gobierno y a expensas de la sentencia que el Tribunal Constitucional, de mayoría conservadora, emita. Mientras, el Gobierno de Mariano Rajoy ha manifestado que es su intención reformar el aspecto de la Ley que refiere a las menores de 16 y 17 años que no pueden comunicar a sus padres y madres la interrupción de su embarazo, “porque dice que las jóvenes van a las clínicas a abortar sin las familias”.

“Esto no se sostiene, ni desde la legalidad, ni desde la realidad”, aseguró Francisca García. “Lo que demuestra el estudio es que las mujeres de 16 y 17 años que no pueden comunicar la decisión de abortar a sus padres o madres son un excepción”.

Tal y como ACAI ha defendido siempre la mayor parte de las menores de 16 y 17 años siguen confiando en sus padres, madres o tutores legales. Entre un 80 por ciento y un 90 por ciento, según la comunidad autónoma, siguen confiando en sus padres, madres o tutores legales y, tal y como venían haciendo antes de la implantación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, continúan haciéndoles partícipes de su situación y de su decisión. Si a las pocas mujeres menores de 16 y 17 años que acceden a la IVE (un 12,38 por ciento de su grupo de edad y un 0’44 por ciento del total) que no pueden hacer partícipes a sus padres y madres de su situación, se restringe su autonomía y se limita su capacidad de decisión se las estará abocando a un aborto inseguro, clandestino o a un embarazo y parto no deseados, con los consiguientes riesgos para su salud.

Otro estudio realizado por ACAI en 2011 arrojó un porcentaje muy similar del 12,73 por ciento. Aunque ambas investigaciones dejan fuera las intervenciones que se realizan en centros públicos, pueden tomarse como referencia porque más del 95 por ciento se hacen en las privadas. Con estos datos queda claro que la reforma de la ley “no está justificada, es innecesaria, inconveniente e inútil” y que el Gobierno la promueve únicamente por “razones ideológicas y morales”, concluyó la presidenta de ACAI.

El Ministerio no ofrece datos

Lo cierto es que el Gobierno no ofrece el dato exacto de las intervenciones que se realizan en esas edades. La estadística oficial que elabora Sanidad segmenta la información por grupos más amplios (menos de 14 años o de 15 a 19) y no ofrece cifras reales sobre esas dos edades en concreto, ni tampoco sobre las que acuden sin la acreditación de los padres, madres o personas tutoras.

La tasa de aborto entre los 15 y los 19 años en España asciende al 13,9 por ciento, “una de las más bajas de la UE”. ACAI resalta también que en los países de nuestro entorno se respeta el derecho de las menores a decidir y no se les exige el consentimiento paterno o materno.

Además, tal y como informa la asociación Salud y Familia en su Informe “Impacto de una reforma legal restrictiva del aborto en España”, antes de los 19 años el 69’4 por ciento de las chicas y el 71’5 por ciento de los chicos han iniciado su actividad sexual no utilizando ninguna protección anticonceptiva en el 40 por ciento de los casos. Desde ACAI consideran que “toda vez que se ha renunciado al desarrollo de la Ley Gallardón se apueste decididamente por potenciar la parte de la Ley del 2010 relativa a la educación sexual y las políticas en materia de salud sexual y reproductiva tan necesarias en nuestro país. Porque es obvio que los únicos caminos para reducir el embarazo no deseado son la prevención, la educación sexual y el acceso a la anticoncepción, de manera muy especial entre las jóvenes”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.