Empar Pineda: “Gallardón desprecia la realidad de las mujeres”

LA MAREA

Empar Pineda: “Gallardón desprecia la realidad de las mujeres”

Empar Pineda en una cafetería del centro de Madrid. FERNANDO SÁNCHEZ
07 de mayo de 2014

Toni Martínez 3 comentarios

MADRID // Empar Pineda habla con la paz y la sabiduría que le da ser una activista por los derechos de la mujer durante muchos años. Se le nota habituada a las entrevistas y disfruta debatiendo y analizando. “Yo siempre pienso que quien tiene información tiene obligación de difundirla”, afirma como una máxima a seguir.

Su clínica, donde se practican interrupciones voluntarias del embarazo, ha sufrido hasta tres ataques en el último mes. El anuncio del Anteproyecto de Ley de reforma de la ley del aborto del ministro de Interior, Alberto Ruiz-Gallardón, ha vuelto a poner de actualidad la lucha de las defensoras de los derechos de la mujer. Empar es una de ellas.

¿Cree que finalmente se aprobará la reforma de la ley del aborto tal y como está planteada en el Anteproyecto de Ley?

Es de esperar que haya alguna modificación, que se incluya algún supuesto más, probablemente el de malformación fetal, aunque Gallardón ya dice que si esa malformación fetal influye en la situación psicológica de la mujer y los psiquiatras demuestran que esa situación efectivamente les está afectando, se puede abortar. Pero tampoco se sabe muy bien cómo acabará el proyecto.

¿Y si se aprueba tal y como está planteado por el Gobierno?

Pues va a obligar a un gran número de mujeres a irse fuera. La situación que se puede vivir es dramática, va a haber mujeres que al no tener recursos se verán en la situación de recurrir al aborto clandestino, con lo que eso implica de riesgo para su salud.

¿Se volverá a antiguas prácticas como la píldora vaginal sin control?

Sí, por ejemplo con el Citotec, que provoca una serie de hemorragias y hay que tener un hospital de referencia al que poder acudir si la cosa se complica. Hoy en día se utiliza, pero en una clínica donde siempre haya una posibilidad de recurrir al aborto quirúrgico. Pero, claro, con la mujer sola en casa, sin un hospital de referencia de confianza… y luego acudiendo a un servicio de urgencias donde no tiene confianza ni tampoco sabe cómo van a reaccionar los médicos.

¿Cuál es la posición de los profesionales sobre la interrupción voluntaria del embarazo?

Para nuestra desgracia todavía en la Sanidad pública hay muchos, no sólo objetores, sino contrarios a practicar abortos. Es muy duro saber que te vas a poner en manos de un médico que no sabes si reconoce el aborto como un derecho de las mujeres. Evidentemente, no te va a denegar el auxilio porque incurriría en un delito, pero no es lo mismo que te trate alguien que está a tu lado que alguien que está totalmente en contra. La mayoría de ginecólogos que trabajan en la Sanidad pública está a favor del reconocimiento del aborto como un derecho de las mujeres, lo que pasa es que la mayoría de los jefes de servicio de ginecología y obstetricia en España no reconocen el aborto como un derecho. No es una cuestión de edad, es una cuestión de ideología. Esa situación es especialmente fastidiada para la mujer, saber que se pueden encontrar con médicos que no lo van a ver bien.

Uno de los supuestos contemplados en el Anteproyecto es la violación…

Pero para poder acogerte a este supuesto tienes que haber denunciado previamente esa violación y además con una limitación de semanas, porque sólo se puede abortar por esa causa hasta las 12 semanas, que es un absurdo absoluto. La práctica nos enseña que la mayoría de mujeres que han sufrido una violación tarda en decidirse a denunciarlo o incluso a comentarlo, ya que son procesos traumáticos. Entre que les cuesta comentarlo y que les cuesta decidirse a denunciarlo porque no deja de ser un trauma, pueden pasar esas 12 semanas.

Este miércoles el ministro Gallardón volvía a justificar la reforma apelando a la “libertad de las mujeres”, ¿qué le sugiere esas palabras?

Lo primero que se me viene a la cabeza es que ese señor no conoce a las mujeres. Yo creo que es el desprecio más absoluto a la realidad de las mujeres, peor que la consideración de la época franquista de la necesidad de apoyo, de la tutela de la falsa protección, yo creo que este hombre va más allá. ¿Cómo es posible que pueda decir algo así? Pues es posible porque lo piensa, no está mintiendo, no está falseando, es que realmente piensa eso de las mujeres. Estamos en manos de un enemigo declarado del reconocimiento de las mujeres como seres libres.

¿Llegan mujeres a las clínicas ocultándose?

Hay mujeres que llegan con miedo, preguntando si es legal o no legal abortar. Tanto es así que la asociación de clínicas tomó la decisión de redactar un escrito haciendo explícito que todavía está vigente la ley que permite abortar hasta las 14 semanas. Pero todavía hay muchas mujeres que creen que ya ha entrado en vigor la reforma, y no es así.

O sea, ¿el anteproyecto ya está haciendo daño?

Sí, sin haberse convertido en ley y haber pasado por todo el proceso del Congreso y Senado. Y hay miedo entre las que necesitan abortar.

¿Ha sufrido su clínica algún ataque últimamente?

Hace un mes, un sábado de madrugada apareció toda la fachada pegada de carteles espantosos de fetos destrozados, algo repugnante. El fin de semana siguiente, estaba llena de pintadas diciendo asesinos, aborto… Y, al otro, más pintadas. Lo que no sabemos es si van a ir a mayores o no. Me da la impresión de que no sólo se trata de intimidar a las mujeres, sino que también es una forma de presión al Gobierno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.