21 may 2013

Una juez federal bloquea una de las leyes de aborto más restrictivas de EE UU

0 Comentario

 

Una juez federal bloquea una de las leyes de aborto más restrictivas de EE UU

La regulación, aprobada en Arkansas, prohíbe interrumpir el embarazo tras las 12 semanas de gestación

 

Carolina García Washington 20 MAY 2013 – 19:53 CET

 

La ley de aborto en Arkansas prohíbe la interrupción del embarazo tras las 12 semanas de gestación. /

 La juez federal del distrito de Little Rock (Arkansas), Susan Wright, bloqueó temporalmente, el pasado viernes, una de las leyes de aborto más restrictivas del país. La regulación, aprobada en Arkansas el pasado mes de marzo, prohíbe la interrupción del embarazo tras 12 semanas de gestación, por entender que a partir de este periodo de tiempo normalmente se puede detectar el latido del corazón del feto con una ecografía abdominal. La magistrada dictaminó que esta ley podría ser inconstitucional y ordenó una audiencia para determinarlo. La ley desafió la decisión tomada por el Tribunal Supremo en 1973 sobre el caso de Roe vs Wade, que establece el derecho a interrumpir el embarazo hasta las 24 semanas.

“Creo que existe una amenaza de daño irreparable; los médicos se podrían enfrentar a la pérdida de sus licencias si se niegan a someter a sus pacientes a un aborto sabiendo que existe riesgo por no poder hacerlo tras las 12 semanas de embarazo”, explicó la juez en su informe. “Aunque, por otro lado, la ley no implica una carga excesiva sobre el derecho de la mujer a decidir interrumpir la gestación”, agregó Wright. La sentencia de la magistrada suspende así temporalmente la entrada en vigor de esta regulación prevista para el próximo 16 de agosto y se mantendrá bloqueada hasta que ésta escuche los argumentos finales sobre la constitucionalidad de la regulación.

Los grupos defensores del aborto elogiaron la decisión de conceder la medida cautelar. Para ellos, esta ley es un intrusión muy grave de los políticos en algo que les corresponde de una manera muy personal a los médicos, a las mujeres y a sus familias. Mientras que los grupos provida, sobre todo católicos, criticaron esta decisión alegando que el juicio de la magistrada había sido muy “preliminar”, debido a que “la ley todavía no ha entrado en vigor”.

Estos grupos también defendieron que la nueva regulación cuenta con el “espíritu” de la decidida por el Tribunal Supremo, “ya que la mayoría de los abortos suceden dentro de las 12 primeras semanas de embarazo”. “De proceder la ley”, aseguraron, “animaría a las mujeres y a los doctores a buscar más temprano una solución, que sea más segura y humana”. Pero la magistrada optó por estar de acuerdo con lo que señaló el Tribunal Supremo en 1973: “Que ningún Estado puede prohibir el aborto antes de la viabilidad del feto”.

El Senador del Estado, Jason Rapert, propulsor de esta prohibición en Arkansas, dijo que estaba “decepcionado” con la decisión: “Cuando hay latido, hay vida. Y es el momento de ser duros con el aborto, tanto en el país como en este Estado, cuando se ha acabado ya con la vida de 55 millones individuos. Es hora de hacer una política más racional y humana a este respecto”. Antes de esta ley, Arkansas ya contaba con una de las regulaciones más restrictivas a este respecto en EE UU; aprobada la primavera de 2012, la ley prohibía la interrupción del embarazo tras las 20 semanas. De vigencia inmediata, esta ley no fue demanda por los grupos defensores del aborto.

Este Estado no está solo en esta guerra contra del aborto. El pasado mes de marzo, Dakota del Norte aprobó una ley aún más represiva, que prohíbe la interrupción del embarazo pasadas las seis semanas de gestación. La medida ha sido denunciada por grupos como El Centro de Derechos de la Reproducción de EE UU y la American Civil Liberties (ACLU), que pretenden evitar que esta regulación entre en vigor el próximo 1 de agosto, fecha fijada por los legisladores del Estado.

Al menos otros cinco Estados de EE UU han enfrentado batallas en los tribunales sobre leyes de aborto muy restrictivas en los pasados años. En diciembre, un juez de Atlanta bloqueó una ley de Georgia que limitaba el acceso a la interrupción de los embarazos de medio término. Ese mismo mes, el Supremo de Oklahoma ponía fin a una normativa que obligaba a las mujeres a hacerse una ecografía antes de someterse a un aborto.

Entradas relacionadas

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>