01 mar 2013

La píldora no abortiva que piden los obispos para las víctimas de violación ya existe en España

1 Comentario

La píldora no abortiva que piden los obispos para las víctimas de violación ya existe en España

Martínez Camino, secretario general de la Conferencia Episcopal, aseguró esta semana que la actual pastilla del día después tenía “efectos abortivos”. La mayoría de los expertos y hasta la Organización Mundial de la Salud le contradicen: la píldora postcoital no interrumpe el embarazo

PUBLICO.

PAULA DÍAZ/ANNA FLOTATS Madrid 01/03/2013 07:00

Norlevo (Chiesi) y Pastinor (Bayer) son las dos marcas de píldora postcoital que están a la venta en España.

“Como una violación no es un acto conyugal, sino de injusticia y violencia, en ese caso es legítima la defensa frente a esa agresión y es legítimo impedir la fecundación, pero no abortar, porque nunca es legítimo quitar la vida a un ser humano”. Así se manifestó esta semana el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, tras ser preguntado por los periodistas sobre la reciente apertura de la Iglesia alemana, que se manifestó a favor de la píldora del día después en el caso de víctimas de violación.

Para Martínez Camino, sin embargo, dicho fármaco no existe todavía. Es más, este portavoz de los obispos españoles se atrevió a censurar el uso de la píldora postcoital que hoy en día se dispensa libremente en las farmacias españolas “por su efecto abortivo” y aseguró que, “si hubiese un fármaco que no provocara este efecto, sería legítimo en casos de violación”. “Pero no nos consta que exista”, añadió después. “Si en Alemania lo hay, nosotros no lo conocemos”, insistió, informa Efe.

Sus palabras reabrieron un debate, ya inexistente en la sociedad española, sobre los efectos de los anticonceptivos de urgencia avalados por el Ministerio de Sanidad -al menos, hasta el momento-, la Agencia Española del Medicamento y la Agencia Europea del Medicamento, recuerdan los expertos consultados por Público. Varios profesionales ginecólogos, así como la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), rebaten las afirmaciones del obispo, asegurando que el único efecto de la píldora postcoital es el de retrasar la ovulación pero, en ningún caso, provocar la interrupción del embarazo.

Las píldoras postcoitales “no interrumpen un embarazo en curso”, dictamina la OMS

Según una hoja informativa de la OMS sobre “la seguridad de las píldoras anticonceptivas de emergencia de levonorgestrel“, estas pastillas, que son las más consumidas en España, son “seguras para todas las mujeres, incluidas las adolescentes”, “no presentan efectos secundarios serios o duraderos”, “no aumentan el riesgo de embarazo ectópico [fuera del útero]” y “su uso repetido no presenta riesgos para la salud”. Además, continúa el informe [ver pdf], su uso “no aumenta las conductas sexuales de riesgo”, “no tiene efecto en la fertilidad futura”, “no daña al feto en desarrollo si se toman por error durante un embarazo inicial” y, sobre todo, “no interrumpen un embarazo en curso ni dañan a un embrión en desarrollo”.

Sin embargo, para Martínez Camino esta información no es suficiente y, por ello, se atrevió a asegurar que “todos los fármacos que conocemos hasta ahora, y que se llaman píldora del día después, consisten en un compuesto hormonal que puede impedir la anidación del óvulo fecundado si se ha dado la fecundación y eso es impedir que siga adelante la vida de un ser humano incipiente y es un aborto precoz”, espetó el obispo.

Ideología vs. Ciencia

 

“Existen dos sistemas de anticoncepción de urgencia, el que está a libre disposición de las mujeres en las farmacias [Norlevo -laboratorios Chiesi- y Postinor -Bayer-, cuyo compuesto es el levonorgestrel] y otro que se obtiene con una receta [cuyo compuesto es el acetato de ulipristal], pero en ninguno de los dos casos el tratamiento es abortivo”, rebate José Vicente González Navarro, presidente de la Sociedad Española de Contracepción (SEC). “Los dos mecanismos retrasan o impiden el proceso de ovulación, pero no son abortivos. Si la mujer se hubiese quedado embarazada, la píldora jamás podría impedir el avance del embarazo. El único mecanismo de acción es impedir la ovulación”, insiste Navarro.

“Están en contra de la libertad sexual de la mujer y por eso repiten mentiras hasta que parecen verdad” En la misma línea se reafirman también Isabel Serrano, ginecóloga de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) y de la Plataforma Estatal de Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos ‘Decidir nos hace libres’, y Santiago Barambio, presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo(Acai). “Los dos productos anticonceptivos [citados anteriormente] funcionan de forma similar pero ni son nuevos, ni son diferentes a los usados en Alemania ni son abortivos”, resume la primera. “Los anticonceptivos de urgencia evitan la ovulación, pero en el caso de que la mujer estuviera ya embaraza, lejos de provocar un aborto, casi producirían el efecto contrario porque contienen progesterona (hormonas femeninas)”, añade el segundo. “Si la mujer hubiese ovulado ya, ese anticonceptivo no actúa; de hecho, sólo previene en un 85%, no en el 100%”, apunta también Serrano.

“Los obispos están en contra de que la mujer tenga libertad sexual y por eso se empeñan en repetir una mentira un millón de veces para que termine pareciendo verdad”, critica también Barambio.  “Hasta ahora no se han escuchado los razonamientos científicos y se ha dado más valor a las consideraciones ideológicas; a nivel médico no hay ninguna novedad, la novedad es que sean los obispos quien por fin entiendan que la píldora no es abortiva”, opina también González Navarro.

“Quien tendría que haber salido a desmentir la alarma que ha intentado crear es Sanidad”, opina una ginecóloga

Serrano, por su parte, va más allá. “Martínez Camino dice algo sin ninguna base científica, habla con total desconocimiento y quien tendría que haber salido a desmentir la alarma imprudente que ha intentado crear es el Ministerio de Sanidad”, critica la ginecóloga. “De medicamentos tienen que hablar los profesionales, no los curas, porque es como si los ginecólogos nos pusiéramos a hablar de fe”, ejemplifica. “Los anticonceptivos de emergencia no son abortivos y eso está avalado por la OMS, por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO), por  el Consorcio Internacional para la Anticoncepción de Urgencia (ICEC, por sus siglas en inglés) y, además, pasa todos los controles requeridos por la Agencia Española del Medicamento y Sanidad”, detalla la experta. “Además, aunque así fuera -añade-, negar el aborto en un caso de un embarazo no deseado y en una circunstancia tan dramática y tan cruel como la de una violación debería ser un crimen contra la humanidad“, concluye Serrano.

Entradas relacionadas

[top]
One Response to La píldora no abortiva que piden los obispos para las víctimas de violación ya existe en España
  1. La pastilla abortiva si deberia darse en ciertos casos.


[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>