29 abr 2013

Centenares de encarceladas en cinco años bajo acusación de aborto

0 Comentario

Centenares de encarceladas en cinco años bajo acusación de aborto
Por Sara Lovera y Miriam Ruiz
Las mexicanas pasaron de usuarias de servicios y atención a la interrupción voluntaria de un embarazo a ser criminales, como consecuencia de las reformas en 17 entidades del país, en las que se incluyó una leyenda y un mandato en las respectivas constituciones declarando “proteger la vida desde la concepción”.

Así, cuando ellas llegan al hospital con un aborto en curso, el personal policiaco las denuncia. Ahora se conocen 227 denuncias anuales en este sentido.

Tal referencia está recogida en el informe Omisión e Indiferencia del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), presentado apenas el 12 de abril.

Ahí se calcula que hubo poco más de un millón de abortos inducidos en México en 2009, pero que solo una de cada seis mujeres que se realiza una interrupción clandestina de embarazo busca atención hospitalaria.

El gris panorama apunta a una tendencia criminalizadora, por lo que se concluye que la cifra anterior bajará. Los casos defendidos por GIRE muestran a las mujeres -las pobres, las indígenas- que llegan al hospital con dolores, sangrados y otras molestias y la policía les abre una averiguación policíaca antes de indagar de qué se trata, todo con la anuencia del personal hospitalario, en medio de claroscuros del secreto profesional y la obligación de denuncia.

La cacería tomó fuerza, con las reformas arriba mencionadas, en los pasados cinco años. Más de 600 mujeres han pisado la cárcel por denuncias de aborto. Hasta 2007, pese a que esta práctica también estaba penalizada -pero con excepciones desde 1931, especialmente por violación-, no existían denuncias en los centros de salud, no había policías, nadie intervenía. Pero las mujeres tampoco eran beneficiarias de las excepciones.
Según Regina Taméz, directora de GIRE, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha sido cómplice, por guardar silencio.
GIRE se ha convertido en una organización que no solamente impulsa políticas públicas para garantizar el derecho a la salud sexual, sino en un organismo de defensa. Hoy hace tareas de seguimiento a casos de mujeres encarceladas y ofrece apoyo legal y fianzas -que van desde los 250 hasta aproximadamente los 750 dólares- para que ellas vivan el proceso en libertad.
La abogada Taméz sostuvo, en entrevista con SEMlac, que el mero hecho de cumplir con el código penal en las causales de excepción, principalmente el derecho a aborto por violación, ya sería un adelanto, habría posibilidades de tomar medidas inmediatas y sin costo para el Estado mexicano.
Explicó que existe una confusión con el principio actualmente asentado en las constituciones estatales sobre el derecho a la vida desde la concepción y el cumplimiento de los códigos penales. Las autoridades judiciales desconocen esas excepciones que son, entre otras, violación, peligro de vida de la madre, malformaciones congénitas, imprudencia de la mujer, razones económicas (en Yucatán), enfermedad de la madre e inseminación artificial y sida en algunas entidades.
En el DF actualmente se están cumpliendo seis años desde que se despenalizó el aborto hasta las 12 semanas del embarazo; no obstante, el informe detectó que hay 20 casos preocupantes, porque a pesar de las excepciones e interpretando mal las reformas estatales, lo que salta a la vista es el conservadurismo del personal de salud, de la policía y de las autoridades judiciales por todo el país.

(El trabajo completo sólo para suscriptores semcuba@ceniai.inf.cu)

 

 

 

Entradas relacionadas

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>