18 oct 2013

Adolescentes bajo presión: “¿Sabes que estás matando a un niño?” Por: Carolina García | 18 de octubre de 2013

0 Comentario

Adolescentes bajo presión: “¿Sabes que estás matando a un niño?”

Por: Carolina García | 18 de octubre de 2013

EL PAIS.

“¿Sabes que cuándo te sometes a un aborto estás matando a un niño, quién es el inmaduro ahora?”. Esta es la premisa que usó un juez estadounidense para impedir que una joven de 16 años pudiera abortar en Nebraska. La adolescente, que vive bajo cuidado tutelar junto a sus dos hermanos de siete y nueve años, porque sus padres, drogadictos, abusaban físicamente de ellos, solicitó el permiso para interrumpir el embarazo a las pocas semanas de gestación. “Tengo que ocuparme de mis hermanos y no puedo ser madre ahora”, alegó la joven ante el tribunal. El juicio llegó hasta el Tribunal Supremo estatal y ha terminado con la menor teniendo un hijo en contra de su voluntad.

En Estados Unidos, en ocho de los 50 Estados que conforman la nación -Nebraska es uno de ellos- se requiere un permiso para que las menores puedan abortar. Además, en 39 de ellos se necesita que los padres o tutores estén implicados de cierta manera. Aunque también estas jóvenes pueden solicitar por sí solas el permiso para interrumpir el embarazo, siempre que demuestren ante un juez que han sido víctimas de abusos sexuales o que son lo suficientemente maduras para llevarlo a cabo. En otros casos, algunas chicas pueden abortar gracias al apoyo de sus padres o tutores, o a que las leyes de los Estados en los que residen son más flexibles.

Pero, ¿qué ocurre si la menor no quiere o no puede contar su situación a sus progenitores o guardianes de su tutela? No existe una respuesta fácil. De acuerdo con la sentencia, la adolescente no quiso comentarles a sus padres de acogida ni que estaba embarazada ni que su decisión era no tener el niño, “por miedo a que se enfadaran y la echaran del hogar”. A pesar de que la menor había estado asistiendo a clases de apoyo para abortar y había decidido acabar el instituto antes de someterse a la interrupción del embarazo, no fue suficiente para demostrar que era madura.

El magistrado no creyó que lo fuera para llevarlo a cabo y concluyó que “la joven no logró clarificar y convencerle de que era lo bastante adulta y que estaba bien informada sobre el asunto”. Según sus abogados, “la joven ha aportado muchas pruebas que demuestran que sí es responsable de tomar la decisión”. No sirvió de nada. El Estado decidió por ella.

Si se es o no madura para decidir si someterse o no a un aborto es un debate que lleva sobre la mesa en muchos países del mundo mucho tiempo. Algunos jueces en EE UU, como en el caso anterior, prefieren obligar a una menor a tener un niño, antes que permitirla decidir sobre su propio cuerpo. En muchos casos deciden que las menores no son maduras para someterse a una intervención quirúrgica que dura pocos minutos, pero sí lo son para criar a un niño con menos de 18 años, algo que, además, deberán seguir haciendo el resto de su vida.

En la sociedad estadounidense, como en otras partes del mundo, existe un miedo patente y recurrente en relación al cuerpo de las mujeres, la sexualidad de las menores y su propia autonomía. Y según los colectivos que apoyan el derecho de las mujeres a decidir, las leyes que requieren la imperiosa necesidad de un consentimiento paterno “son una violación de sus derechos, ya que suelen ir acompañadas de injusticias e imposiciones”; confundiendo muchas veces la protección con el castigo.

Entradas relacionadas

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>